Adal Psicólogos
  • Gestión del conflicto en un equipo profesional
  • 1008
Gestión del conflicto en un equipo profesional
En Artículos de Psicología En el Artículo No hay comentarios Autor Adal-Psicologos

Volvemos de vacaciones y nos reincorporamos a nuestro lugar de trabajo con nuestras ilusiones pero también reaparecen los conflictos aparcados durante el periodo estival.

Hoy en nuestro post vamos a reflexionar sobre los conflictos laborales en equipos profesionales. Tomaremos como ejemplo una situación en la que intervienen distintos empleados cada uno con su  personalidad específica, trataremos de detectar sus errores y finalmente propondremos una gestión del conflicto diferente y en nuestra opinión más eficaz.

La situación inicial es la siguiente, un conflicto entre dos miembros del equipo es trasladado por uno de ellos al responsable del mismo. Describamos las dos primeras personalidades,  la del empleado que emite la queja y la del jefe que la escucha. El primero pertenece al grupo pero no se siente integrado, es una personalidad insegura que no sabe manejar las situaciones de conflicto o desacuerdo y busca desesperadamente el apoyo del jefe. El jefe desarrolla un liderazgo autoritario, no posee grandes habilidades sociales y tiene una personalidad algo egocéntrica.

Sigamos la evolución de la situación, el jefe una vez escuchada la queja se dirige al segundo empleado  que había participado en el conflicto, este segundo empleado tiene capacidad para afrontar situaciones de desacuerdo con capacidad y seguridad, sin embargo ha sido el último en incorporarse al equipo y no conoce adecuadamente como son las dinámicas dentro del mismo. En este momento surge el primer error por parte del jefe, para demostrar su  autoridad se dirige al segundo empleado en un tono inadecuado y en presencia del resto del equipo. Frente a la critica el segundo empleado se siente atacado y recibe la crítica desde un plano personal , magnificando la crítica, como consecuencia se aumenta la tensión y la importancia del conflicto.

Consecuencia de que la situación se desarrolla en un ámbito grupal comienzan a intervenir distintos empleados y sus personalidades, hay dos perfiles que siempre suelen surgir,  el del empleado que le encanta discutir y que “nunca hace nada mal” esta persona no suele añadir ningún aspecto positivo solo incrementa la polémica, una segunda personalidad que suele surgir inevitablemente es aquella que opina si conocer la realidad de lo sucedido y que defiende su criterio desde una información parcial y distorsionada que suele inclinarse por  aspectos de afinidad personal más que por criterios estrictamente profesionales.

El resto del equipo se dividen en dos, los que huyen del conflicto y la situación les sobrepasa y los que por falta de implicación hacia el grupo adoptan un papel pasivo.

Tratemos de reflexionar sobre como actuar de una manera más eficaz, en mi opinión,  el empleado denunciante debería tratar de solucionar el conflicto desde  el dialogo primero con el segundo empleado y caso de no ser posible proponiendo una reunión con el jefe para decidir cómo resolver la situación.  El jefe debería sin lugar a dudas reunirse en solitario con los dos para conocer de una manera lo más objetiva posible las causas del conflicto y una vez obtenida la información debería propiciar una reunión a tres para desde una visión positiva del conflicto buscar una solución conjunta. Por ultimo el empleado denunciado podía haber mantenido la calma y haber tratado de dejar finalizar la situación proponiendo tratar este asunto en una reunión más íntima donde poder explicar sus criterios desde una posición más tranquila.

Conclusión antes de tratar de afrontar y resolver un conflicto busca el lugar y momento adecuado, reúnete solo con las personas directamente implicadas y cuida el tono y el lenguaje no verbal, sobretodo cuida los momentos iniciales de la reunión con un discurso y una actitud positiva.

 

Deja un comentarioCancelar Respuesta

Loading images...